Uno de los problemas que existen sobre la creación de la web de una empresa es creer que una vez diseñada y publicada los usuarios la visitarán. ERROR. Por desgracia esto no suele ocurrir así.

Una vez se ha subido la web al servidor, hay que promocionarla para darla a conocer, esto es como cualquier otro negocio. Pero, la promoción en Internet es algo diferente a la publicidad en medios convencionales. Debemos ir al encuentro de los usuarios que buscan lo que nosotros ofrecemos y ser competitivos frente a otras empresas de nuestro sector. ¿Cómo hacemos esto? Bien, normalmente cuando el usuario requiere de un producto o servicio entra en un buscador online (ya sea Google, Yahoo, etc) y teclea unas palabras mediante las cuales pretende obtener información sobre lo que busca. Esas palabras clave (keywords) son aquellas que con mayor probabilidad utilizarán los clientes potenciales para buscar lo que ofrece la empresa en la web.

Es ahí donde tenemos que estar mediante el llamado posicionamiento. Existen dos tipos de posicionamiento: posicionamiento natural, denominado SEO (Search Engine Optimization), posicionamiento SEM (Search Engine Marketing) mediante el cual pagas a Google por aparecer en las primeras posiciones de búsqueda.

SEO

De acuerdo con los estudios realizados, el 80% de los usuarios no pasará de la primera o segunda pantalla (un 57% se queda en la primera y sólo un 23% llega a la segunda pantalla). Por ello, es importante estar en lo que se denomina posición Top 10, entre las diez primeras, que son las que se ven en una primera pantalla.

Para alcanzar un posicionamiento adecuado hay que utilizar las técnicas de posiciona­miento natural en buscadores (SEO), las de posicionamiento de pago por clic (SEM), y las de posicionamiento en medios sociales (SMO).

A diferencia del SEM, el SEO es una trabajo que tarda bastante tiempo en ofrecer resultados óptimos. Hace falta analizar, probar y corregir de forma constante para dar con la clave y empezar a recibir visitas orgánicas desde los buscadores. No existe un secreto único y general, pero existen técnicas y trucos para empezar a posicionar una web en Google.

Además de los buscadores generales hay que tener en cuenta los buscadores sociales. De forma creciente los usuarios acaban «aterrizando» en un sitio web de empresa a través de menciones o enlaces que aparecen en medios sociales: blogs, sitios muy populares como YouTube, Flickr, Slideshare, etc. o de redes sociales como Facebook, Linke­dIn, etc. Resulta eficaz participar en estos medios y crear y mantener un perfil con contenidos interesantes para los usuarios.

Te damos algún consejo para que empieces a trabajar en el SEO de tu empresa:

  • Ofrece un buen contenido. Tu empresa debe también concentrarse en dar un contenido de calidad, con el objetivo de ayudar a tus clientes actuales y potenciales. Un contenido de calidad va a hacer que tus clientes potenciales regresen a tu página porque encuentran cosas interesantes. Así tendrás oportunidad de conquistarlos para poder venderles tus productos o servicios cuando ellos lo necesiten.

 

  • Utiliza las palabras clave que buscan tus clientes potenciales. debes elegir unas 3 o 4 palabras o frases claves (por artículo o página web), por las que quisieras que tus clientes potenciales te encuentren. Esas palabras tu diseñador web las debe introducir en las herramientas de SEO internas de tu web y tu en las etiquetas de tus contenidos para que Google así te haga visible a esos usuarios que buscan cosas relacionadas con tu temática.

 

  • Crea links entrantes (o enlaces entrantes), realizando una buena estrategia de linking. Google da mucha importancia a este punto (más de 40% de sus criterios para posicionar una página web) porque cada “link entrante” (que lleva hacia tu artículo o página), significa que hay más posibilidades de encontrarte en internet. Muchas de las veces llegamos a una web a través de un enlace que estaba en otra y así vamos “surfeando” por Internet. Por eso es importante crear links en tus redes sociales que lleven a tu web, o en tus artículos crear links que lleven a otros contenidos tuyos, etc.

 

Si trabajas estos 3 elementos mejorarás tu posicionamiento web.